Dark Music

jueves, 18 de octubre de 2012

Edgar Allan Poe (Boston, 1809 - Baltimore, 1849) EL CUERVO





Una vez, al filo de una lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
oyóse de súbito un leve golpe,
como si suavemente tocaran,
tocaran a la puerta de mi cuarto.
“Es —dije musitando— un visitante
tocando quedo a la puerta de mi cuarto.
Eso es todo, y nada más.”
¡Ah! aquel lúcido recuerdo
de un gélido diciembre;
espectros de brasas moribundas
reflejadas en el suelo;
angustia del deseo del nuevo día;
en vano encareciendo a mis libros
dieran tregua a mi dolor.
Dolor por la pérdida de Leonora, la única,
virgen radiante, Leonora por los ángeles llamada.
Aquí ya sin nombre, para siempre.
Y el crujir triste, vago, escalofriante
de la seda de las cortinas rojas
llenábame de fantásticos terrores
jamás antes sentidos.  Y ahora aquí, en pie,
acallando el latido de mi corazón,
vuelvo a repetir:
“Es un visitante a la puerta de mi cuarto
queriendo entrar. Algún visitante
que a deshora a mi cuarto quiere entrar.
Eso es todo, y nada más.”
Ahora, mi ánimo cobraba bríos,
y ya sin titubeos:
“Señor —dije— o señora, en verdad vuestro perdón
imploro,
mas el caso es que, adormilado
cuando vinisteis a tocar quedamente,
tan quedo vinisteis a llamar,
a llamar a la puerta de mi cuarto,
que apenas pude creer que os oía.”
Y entonces abrí de par en par la puerta:
Oscuridad, y nada más.
Escrutando hondo en aquella negrura
permanecí largo rato, atónito, temeroso,
dudando, soñando sueños que ningún mortal
se haya atrevido jamás a soñar.
Mas en el silencio insondable la quietud callaba,
y la única palabra ahí proferida
era el balbuceo de un nombre: “¿Leonora?”
Lo pronuncié en un susurro, y el eco
lo devolvió en un murmullo: “¡Leonora!”
Apenas esto fue, y nada más.
Vuelto a mi cuarto, mi alma toda,
toda mi alma abrasándose dentro de mí,
no tardé en oír de nuevo tocar con mayor fuerza.
“Ciertamente —me dije—, ciertamente
algo sucede en la reja de mi ventana.
Dejad, pues, que vea lo que sucede allí,
y así penetrar pueda en el misterio.
Dejad que a mi corazón llegue un momento el silencio,
y así penetrar pueda en el misterio.”
¡Es el viento, y nada más!
De un golpe abrí la puerta,
y con suave batir de alas, entró
un majestuoso cuervo
de los santos días idos.
Sin asomos de reverencia,
ni un instante quedo;
y con aires de gran señor o de gran dama
fue a posarse en el busto de Palas,
sobre el dintel de mi puerta.
Posado, inmóvil, y nada más.
Entonces, este pájaro de ébano
cambió mis tristes fantasías en una sonrisa
con el grave y severo decoro
del aspecto de que se revestía.
“Aun con tu cresta cercenada y mocha —le dije—,
no serás un cobarde,
hórrido cuervo vetusto y amenazador.
Evadido de la ribera nocturna.
¡Dime cuál es tu nombre en la ribera de la Noche Plutónica!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”
Cuánto me asombró que pájaro tan desgarbado
pudiera hablar tan claramente;
aunque poco significaba su respuesta.
Poco pertinente era. Pues no podemos
sino concordar en que ningún ser humano
ha sido antes bendecido con la visión de un pájaro
posado sobre el dintel de su puerta,
pájaro o bestia, posado en el busto esculpido
de Palas en el dintel de su puerta
con semejante nombre: “Nunca más.”
Mas el Cuervo, posado solitario en el sereno busto.
las palabras pronunció, como virtiendo
su alma sólo en esas palabras.
Nada más dijo entonces;
no movió ni una pluma.
Y entonces yo me dije, apenas murmurando:
“Otros amigos se han ido antes;
mañana él también me dejará,
como me abandonaron mis esperanzas.”
Y entonces dijo el pájaro: “Nunca más.”
Sobrecogido al romper el silencio
tan idóneas palabras,
“sin duda —pensé—, sin duda lo que dice
es todo lo que sabe, su solo repertorio, aprendido
de un amo infortunado a quien desastre impío
persiguió, acosó sin dar tregua
hasta que su cantinela sólo tuvo un sentido,
hasta que las endechas de su esperanza
llevaron sólo esa carga melancólica
de ‘Nunca, nunca más’.”
Mas el Cuervo arrancó todavía
de mis tristes fantasías una sonrisa;
acerqué un mullido asiento
frente al pájaro, el busto y la puerta;
y entonces, hundiéndome en el terciopelo,
empecé a enlazar una fantasía con otra,
pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño,
lo que este torvo, desgarbado, hórrido,
flaco y ominoso pájaro de antaño
quería decir granzando: “Nunca más.”
En esto cavilaba, sentado, sin pronunciar palabra,
frente al ave cuyos ojos, como-tizones encendidos,
quemaban hasta el fondo de mi pecho.
Esto y más, sentado, adivinaba,
con la cabeza reclinada
en el aterciopelado forro del cojín
acariciado por la luz de la lámpara;
en el forro de terciopelo violeta
acariciado por la luz de la lámpara
¡que ella no oprimiría, ¡ay!, nunca más!
Entonces me pareció que el aire
se tornaba más denso, perfumado
por invisible incensario mecido por serafines
cuyas pisadas tintineaban en el piso alfombrado.
“¡Miserable —dije—, tu Dios te ha concedido,
por estos ángeles te ha otorgado una tregua,
tregua de nepente de tus recuerdos de Leonora!
¡Apura, oh, apura este dulce nepente
y olvida a tu ausente Leonora!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”
“¡Profeta!” —exclamé—, ¡cosa diabolica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio
enviado por el Tentador, o arrojado
por la tempestad a este refugio desolado e impávido,
a esta desértica tierra encantada,
a este hogar hechizado por el horror!
Profeta, dime, en verdad te lo imploro,
¿hay, dime, hay bálsamo en Galaad?
¡Dime, dime, te imploro!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”
“¡Profeta! —exclamé—, ¡cosa diabólica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio!
¡Por ese cielo que se curva sobre nuestras cabezas,
ese Dios que adoramos tú y yo,
dile a esta alma abrumada de penas si en el remoto Edén
tendrá en sus brazos a una santa doncella
llamada por los ángeles Leonora,
tendrá en sus brazos a una rara y radiante virgen
llamada por los ángeles Leonora!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”
“¡Sea esa palabra nuestra señal de partida
pájaro o espíritu maligno! —le grité presuntuoso.
¡Vuelve a la tempestad, a la ribera de la Noche Plutónica.
No dejes pluma negra alguna, prenda de la mentira
que profirió tu espíritu!
Deja mi soledad intacta.
Abandona el busto del dintel de mi puerta.
Aparta tu pico de mi corazón
y tu figura del dintel de mi puerta.
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”
Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo.
Aún sigue posado, aún sigue posado
en el pálido busto de Palas.
en el dintel de la puerta de mi cuarto.
Y sus ojos tienen la apariencia
de los de un demonio que está soñando.
Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama
tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,
del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,

no podrá liberarse. ¡Nunca más!

domingo, 29 de julio de 2012

Conciencia


Y la adrenalina me llevó a un lugar que jamás había conocido. Era mi conciencia, pero mi conciencia negra, la misma que mis padres, la sociedad e incluso la iglesia, jamás dejaron germinar… Ahora nació, y nació con fuerza, como si una energía que viene desde adentro le diera cabida a mi verdad, a mi mentira, a mi locura, mi pecado, mis pactos, mi muerte, mi vida, y por último, lo que soy: La miseria misma, acompañada de una legión de hijos de la noche.

La suma del morbo, de la locura misma hecha canción; también notas bañadas con sangre que acompañan mis pensamientos, mis adicciones e incluso hasta mis más grandes y sacrílegos secretos. Todo esto unido en el brindes del pecado, en el valet de los demonios, en el infierno del pecador… Desde hoy mi mirada, está plagada de miseria, de maldad; la misma que acompaña desde la creación del cosmos a la humanidad, y con ella, mi propia bandada de diablos decadentes.

lunes, 26 de septiembre de 2011

La Reina Madre


4:30 de la mañana, y solo están de fondo el sonido de la noche y sus hijos, el aullido de la manada de lobos que se acerca a mi ventana, atiborrando cualquier segundo de tranquilidad que mi alma pueda tener.

Pero otra vez, vuelve a mis sentidos, ese olor, ese fétido olor, que se encarga de recrearme los olores más nauseabundos que mi olfato pueda percibir, pero todo de desaparece, y en la noche pausada solo reina el frió y el llamado de los lobos, el llamado a su madre, a su reina, la diosa de la noche.

Ella aparece lentamente, pero ahora los lobos empiezan a correr, tan magna es su presencia que los lobos corres despavoridos al sentirse amenazados por este gran ente, pronto, los pájaros comienzan a volar de sus nidos, la noche comienza a ser tensa y el olor a sangre se esparce por toda la estancia.

Un vago sonido llega a mis oídos, puede escuchar el crujir de unas cadenas, que poco a poco van tomando fuerza, mi corazón se detiene al sentir como lentamente abren la puerta, luego una figura espectral se percibe al final de la estancia, y con una tenue pero malvada voz pronuncian:

-Ahora seréis uno de mis condenados, te someterás a mi credo y mataras a mi nombre, yo soy tu madre, tu esposa, tu sombra, soy Lilith, la REINA MADRE.

K.

domingo, 10 de abril de 2011

El Retorno de Naara V.... Continuación


Al abrir mis ojos, solo una vela encima de un sepulcro es lo que pude percibir en esa espesa noche, al pie de un enorme castillo, se encontraba el cementerio. Pero al pasar los minutos podía recordar que había caído en las garras de Naara, y pronto sentí que mis manos estaban atadas por cadenas, y ese maldito olor retornaba a mis sentidos, en una ráfaga de humano la vi venir a ella y a sus demonios, y sin pensarlo entonces se acerco a mi, y en mi odio repitió: Aquí acaba tu bondad.

Una llanto, salió de la estancia posterior, era el llanto de una pequeña niña que aproximaban a mi, y al momento de colocarla junto a mi, Naara y Dunna sujetaron mis manos, mientras que Lenox y Vaggar agarraron mis cabellos y suspendieron mi cuello, zaceándose entonces de mi sangre, dando nacimiento a la sed mas indescriptible que he podido sentir, acto seguido: Me desencadenaron, y solo recuerdo el sonido de horribles carcajadas femeninas, mientras decían: Aliméntate bien de la niña, ya que tu lo necesitas…

Al despertar me abalancé en su débil cuerpo, y mis sentidos quedaros suspendidos en el… Volvía a vivir, volví a sentirme vivo… Y sabréis con que.

jueves, 10 de marzo de 2011

El Retorno de Naara IV.... Continuación


Preguntan si logré escapar de las garras de Naara? Afortunadamente lo hice, son fuertes pero al acercarse la multitud luego de escuchar los gritos, fue causal y efecto perfecto para lograr escapar…

Al pasar los días, decidí llegar a su castillo de retiro, pero ¿Cuál fue mi sorpresa, al encontrar este completamente deshabitado?, encontrar varios cuerpos desmembrados y casi sin rastro alguno de sangre regados por toda la casa, y un pequeño diario, con cubierta negra y un pentagrama en su centro. En la primera hoja, discriminaba una clase de oración demoniaca, según lo que pude concluir de su lectura invocaba a los demonios del averno para que contrajeran vínculos con los cuerpos de vampiros, todas las paginas estaban escritas con sangre, y al parecer contenían oraciones, maldiciones, rituales, pactos, pero esperen! Fue esa última página que capto mi atención, jamás olvidaré dichos escritos.

Viena, enero de 1857

“Mi impotencia se acrecienta, han sido innumerables las veces que ese maldito logra escapar de mi legión, pero será por poco tiempo ya que su corazón será aplastado por mis manos, sus entrañas serán el alimento de perros hambrientos, todo ello, lentamente… Ahora quiero olvidarme de ese adefesio, por lo pronto me daré un baño de sangre con mi fiel Vaggar, mientras escucho los gritos agonizantes de las pobres doncellas empaladas que yacen alimentando mi gran bañera, lentamente su sangre brota por los afilados bambús mientras que el olor fétido de los cadáveres que decoran el rededor de esta estancia me llevan a la excitación máxima.

-Gracias a Dios, me he salvado de una muerte segura, y he venido aquí, será el ultimo lugar donde me buscaran… exclamé. – O mejor, gracias a el demonio exclamo una voz femenina que surcaba mi espalda, sentí un fuerte golpe… Y.

By: James Kantillo

lunes, 28 de febrero de 2011

Historias En Ávalon


Solo había un poco de pan ya roído por las ratas, mientras que el joven Arthur agonizaba muriendo lentamente de hambre, su madre lo acariciaba suavemente, y le susurraba a los oídos: duerme, duerme tesoro, que la muerte desde ahora será tu madre, te arrullara noches enteras en los hermosos sepulcros alumbrado por la luna, y entre olor fétido de los cadáveres tu presencia será por siempre santificada.

domingo, 27 de febrero de 2011

El Retorno de Naara III.... Continuación



Hoy no es una noche cualquiera, la misma tierra llora por sus hijos, hijos arrebatados por la muerte andante, hubiese preferido no presenciar tan gran acto sacrílego. ¡Y si! Lo acepto su belleza es inexplicable, sus ojos brotan hermosura sobre humana, y su figura y rostro una belleza de porcelana, pero sus actos solo producen repulsión.

Viena 1857:

Al acercarme a la ventana y fijar mi atención a ese oscuro callejo, pude divisar una figura femenina , y otra vez la molestia en mi espíritu regresa… Sin pudor Sonia alguno tomaba dos amantes a la vez atiborrándose en acto característico de íncubos y súcubos mientras que Naara observaba acercándose lentamente a un tercero que poco a poco cedía ante sus encantos, y al ella aproximarse a su cuello fue entonces cuando parecía que el cielo tomara vida propia, o hasta muerte propia y la oscuridad de la noche fue interrumpida por la luminosidad de una centella que se abrió entre los cielos, y quedo en descubierto su verdadero ser, el mismo demonio se vio reflejado en ella, y antes de que los hombres que hace segundos gozaban y retorcían de placer, tomaran conciencia de las intenciones de esas dos sucias mujeres, apareciendo de momento Lenox, uno de sus vasallos y de un zarpazo sus cabezas destrozaron, al mismo tiempo la sangre de las victimas en sus cuerpos salpico causándoles una excitación evidente y aparecieron mas y mas vampiros apoderándose de los cuerpos y jugando con la sangre. Pero fue cuando los ojos de Naara ubicándose hacia mi ventana brillaron con intensidad maldiciendo mí presencia gritando:

-Infeliz, ahora sigues tú.

lunes, 17 de enero de 2011

El Retorno de Naara II.... Continuacion


Y desde esa noche, empecé a perseguir a la causante de esta maldición que tengo como vida, aquella maligna que ha condenado mi existencia.  Jamás duermo, siempre mantengo en mi alma, en mi cuerpo, sed insaciable, no puedo llorar, no puedo amar, ahora solo me toca sobrevivir con los despojos de animales agonizantes, o pequeños roedores, antes de convertirme en un demonio, pero se que no siempre será así, por eso mi misión será darle muerte, antes que condenarme a el averno.

La observo siempre, jamás la he perdido de vista, después de su ataque he desarrollado cierto sentido que indica su paradero, es como el olor, solo sigo putrefacto olor, y ahí esta, pero siempre acompañada, ella y su despreciable amiga Dunna se encargan de seducir a jóvenes ingenuos, para luego llevarlos a su castillo de retiro, y ahí cuando estos se encuentran en el mas grande nirvana de placer ella, y sus discípulos se abalanzan ante este sin dejar rastro alguno de sangre. 

martes, 14 de diciembre de 2010

El origen de un dogma en el nuevo milenio


Solo la verdadera fe sobrevivirá

Teniendo en cuenta que la religión de definiría como el medio de actividades humanas, que se fundamenta por creencias y practicas considerada por los fieles como divino o sagrado, por un sujeto o por una gran masa, de tipo espiritual, moral y existencial. Teniendo como objetivo evangelizar, y formar personas con una buena misión espiritual, aunque también es clave resaltar que muchas de estas nacen por un sentir consuetudinario.
A menudo algunas mentes adoctrinadas contienen pensamientos enfermos y perpetran más en la maldad contra la que predican ya que del mismo modo los escritos sagrados han sido mal interpretados durante la historia, pese a las buenas intenciones de muchos discípulos cuya devota fe era fuerte y no influenciable.
La mayoría de los líderes interpretan las antiguas palabras a su propio beneficio en el intento de ganar liderazgo y poder sobre aquellos desafortunados que caen bajo sus malas intenciones y manipulaciones. Este abuso de confianza manchara por siempre las páginas de la historia, haciendo eco de la explotación y la fragilidad de los hombres decentes que fueron arrastrados por el nutrido rencor hacia una fe ciega.

La humanidad ha creado entonces filosofías o invenciones religiosas para dar así a su vida un supuesto brillo de esperanza, pero es aquí donde entra el papel del predicador, que crea una cortina de humo a esta decadente sociedad, donde prevalece el señalamiento y censura en el nombre de un Dios que es sinónimo de amor y Perdón dejando atrás las intenciones de quienes si predicaban amor, esperanza avivando cada día más la verdadera fe, pero en realidad ¿Qué pasa Cuando la mente entra en un constante yugo de dogmatización no dejando espacio para el racionamiento? Aparecen comportamientos en el ser humanos, que en realidad si los analizamos tienen varios componente pero ninguno deriva de la verdadera fe, ya que muchas veces pueden ser (Actos suicidas, Supuestos estigmas, Flagelaciones, actos violentos, y hasta homicidios), hasta donde llevaremos la existencia de la humanidad, por la codicia de poder, dinero, y lucro personal.

A lo largo de la historia nos encontraremos a filósofos tales como Nietzsche que plantean la religión como “el estado de ánimo que promueve el éxito de las creencias religiosas, de la invención de un mundo religioso, es el de Resentimiento “, en realidad al momento de estudiar la frase nos damos cuenta de que, todo este mundo de las religiones se ve por el constante inconformismo hacia la vida, la ambición, y por el afán de ocultar también la dimensión trágica de la existencia, negando cualquier y ocultando a cualquier costo algo que atente contra una magnifica construcción llamada religión, siendo esta la causante de una guerra separatista por diferir en puntos, y creencias. Pero no podemos juzgar este tipo de comportamientos primeramente hacen parte de la libre expresión, y como lo señalan también algunas dogmas “Libre Albedrio” y segundo la idiosincrasia de culturas, naciones, y tribus fundadas y lideradas por la religión.

Pero porque enfrascarnos en el estudio, y búsqueda de aspectos positivos y negativos de las religiones que están en nuestro país, a la que asistimos, o la que hemos escuchando, donde es aquí donde entra la variedad, tomando como ejemplo claro diferentes religiones del mundo tales como:
• Anglicanismo
• Brahmanismo
• Budismo
• Catolicismo
• Confucianismo
• Cristianismo
• Protestantismo
• Luteranos
• Calvinista
• Hinduismo
• Judaísmo
• Shintoísmo
• Islamismo
• Taoísmo
• Zoroastrismo

Esto demostraría la variabilidad del pensamiento, pero también nos muestra un duro despertar, y una pregunta que nos aquejara el resto de nuestras vidas, sino llevamos la fe con orgullo, humildad, y de corazón ¿Cual es la fe verdadera, y cual de todas sobrevivirá?
Un ejemplo real y muy claro, es la manera como los inquisidores de la iglesia católica, por supuestos señalaban y condenaban a muchos inocentes de herejes, y era de la siguiente manera:

"Ha llegado a nuestros oídos que gran número de personas de ambos sexos no evitan el fornicar con los demonios, íncubos y súcubos; y que mediante sus brujerías, hechizos y conjuros, sofocan, extinguen y hacen perecer la fecundidad de las mujeres, la propagación de los animales, la mies de la tierra."

Este tipo de comportamientos discriminatorios, y un claro caso de juicio a priori, hicieron y siguen haciendo una gran ruptura en la intima relación del hombre con Dios, convirtiéndolo en no un Dios de amor, sino un Dios de maldad, sangre y muerte. En este escrito no soy estudiaremos la “Santa Inquisición” Sino también otros males que aquejaron a la humanidad en el nombre de una guerra llamada, Religión.

Las cruzadas de 1562, dieron cabida a sin número de muertes, penas, dolores, y tristeza, todo esto ocurría cuando la cruz se alzaba con más fuerza, dejando muy en claro que la religión es un componente movilizador.

Ejemplo de todas estas barbaries, por diferir en la idiosincrasia religiosa tenemos la llamada yihad o Guerra Santa, que según se cuenta, fue una guerra justificada por razones religiosas, cuyos promotores califican como guerra querida por Dios y que conduce a la salvación eterna de quien muere en ella.

Mi vida es un milagro de mi Dios, hoy y siempre se lo agradeceré, Avivando mi fe cada día más, olvidando la decadencia de una humanidad, inclinada ante una guerra causante de las lagrimas de la humanidad, Llamada Religión.

James Kantillo.

jueves, 21 de octubre de 2010

Nox Arcana

Cuatro, ese era el número de velas que se encendía a diario, a esa imagen que representaba la justicia en esa población, al momento de caer la tarde y entrar la maravillosa noche las campanas sonaban, los inciensos de las pocas casas que había en ese lugar era también encendidos, todos salían a adorar la estatua de Theya la divinidad que representaba la justicia, la vida y la muerte para este pueblo de condenados. En el día todos dormían como si una maldición milenaria recayera en esas tierras y en sus habitantes, ¿acaso el mismo demonio habito estos parajes? ¿Acaso fue el hombre sacrílego que mismo se condeno?

Jena Dokanovic acaba de cumplir quince años poseía la blancura de la nieve en su piel, en su cabello la oscuridad de la noche, en sus labios un hermoso rojo carmesí y en sus profundos ojos el azul marino de grandes océanos. Ella todas las noches paseaba junto con su hermano Louis por los fríos campos, vagaban por el cementerio, también por las que en la noche eran calles habitadas y llenas de deliciosos aromas, velas, disfraces y animales sacrificados al pie de Theya, a ella le pedían por la salud de sus familias, por las riquezas de los hogares, por la muerte de sus enemigos, y la justicia equilibrada de toda la población, debajo de la imagen yacía una gran piedra a un costado de ella había un cofre de plata y al abrirlo estaba el código Draho, según la leyenda contenía la bien y el mal hecha libro. Lichtgestalt quedaba muy cerca de Serbia, era escarpado y siempre muy frío, pareciera que los cendales de nieve y las ráfagas delgadas de niebla tomaran forma de sirenas fantasmales atrapadas en una utopía tenebrosa.

Los padres de Jena habían muerto y solo les quedaba el fuerte recuerdo de lo feliz que habían sido, las noches en que caminaban en compañía de los mismos, en ese entonces la familia Dokanovic parecía vivir en sus mejores tiempos, el viejo Lanos siempre le pidió a sus hijos que jamás creyeran en la justicia de su pueblo, que era tan decadente y llena de miseria como su seguidores. Él le atribuía la justicia a un Dios de luz, pero para Jena y Louis esto era toda una confusión ya que a Theya era conocida como la suprema y divina, no existía para ellos otro dios, ya que jamás se le adoraba a otro en la población, y si ocurriese seria sacrificado por impío.

Rogándoles también que guardaran la compostura temiendo de su vida y la de su familia teniendo en cuenta que sabia cuan vengativos podían ser los ciudadanos de Lichtgestalt. Muchos meses después de la muerte de sus padres como es habitual Jena se disponía hacer la limpieza respectiva de la mañana, mientras que su hermano yacía muy complacido en el sótano armando figuras de Theya para vender en la feria. Acto seguido: Jena escucho el grito de su hermano Louis: ¡Jena, ven urgente por favor!

En uno de sus baúles al levantar un portarretrato de sus padres y este caerse al piso y partirse en pedazo encontró una carta:

- Tenemos que leerla, por favor Jena.

- Es menester que le de aviso a mis tíos Louis.

- Sabes muy bien que la única relación que nos une con mis tíos es su ambición reprimida para con los bienes de mi padre, y ni siquiera el código de Draho ha podido solucionar dicho pleito, lo que enajena cada día mas su furia para con nosotros.

- Espero que esto no nos ocasione problemas, querido Louis.

Al abrir la carta, tenía como titulo:

Lichtgestalt 19 de Octubre 1801:

Y estos eran entonces los denominados; peregrinos de las regiones oscuras, seres infelices que vivía en un yugo constante donde el infernal se unía con el celestial y la magnificencia de los sentimientos era llevada hacia la mas grande opresión atribuida a la diosa única de dicha región llamada Theya. En su mirada solo se reflejaban los miedos que atiborraron por siglos al hombre, en él sus pecados, sus traiciones y desamores.

Al momento de la llegada del anochecer, el nacimiento de un nuevo milenio se sentía venir, y con el una nueva ciencia que radicaría la ignorancia existente en estos tiempos de barbaries, de almas draconianas atrapadas en una palabra llamada POLITICA THEYANA, donde el hombre es obligado a defender lo poco que tiene, “Un Futuro Incierto”, y dentro de esa lucha mueren o nacen miles de ilusiones, condenándonos a un vórtice que llena nuestras vidas de incertidumbre, encerrándonos en un mundo donde solo el hombre le cabe esperar por la interpretación de su destino ya ESCRITO.

Hijos míos si algún día llegasen a encontrar esta carta, por favor, cuídense ustedes y lo pocos que le he podido dejar, ya que los altos mandos de Lichtgestalt han planeado mi desaparición y conmigo la de su madre por no estar de acuerdo con sus ideales, al leer esta carta tal vez ya sea demasiado tarde y este en el paraíso prometido por mi Dios de luz.

Ese día el infierno había reencarnada en la vida de los hermanos Dokanovic, solo odio, tristeza y sed de venganza habitaban su alma. Ya que su tierra pedía a gritos una sola palabra ¡VENGANZA!

Al caer la noche silencio y la ira que en ese momento reinaban en el hogar de los Dokanovic se vio interrumpida bruscamente por cientos de voces declamando la oración a Theya:

“Evadiendo al ser viviente, entre caminos oscuros tú te mueves, entre las páginas del libro escrito por el mal. Tu leyenda es forjada con sangre, llanto y dolor.

OH poderosa Theya; cuatro Velas encendidas en tu nombre, rituales malignos rodean tu imagen, la agonía de la humanidad tu alimento es, así esa tierra pisoteada por el hombre se ha vuelto un dios, sin piedad, con ira y clamando muerte. Así exigiendo el alma del condenado para conducirlo a una tierra maldita y sin retorno, donde solo tendrás piedad con tus siervos que profesamos tu amor eternamente, ¡OH dama de la muerte y la justicia, dueña de las almas, dueña de los sueños!, acércanos al umbral de la gloria, nos regiremos y acataremos tu regalo hecho justicia que veremos reflejado por toda la eternidad en nuestro anhelada y poderoso código Draho que representa para nosotros el equilibrio del bien y el mal existente en la humanidad, obsequio de tu magnificencia y eterna bondad, amín”

De momento Jena en una salida valerosa se dirige velozmente hacia la plaza principal de Lichtgestalt. Gran sorpresa cuando Jena encuentra a un pobre pordiosero al pie de la orca listo para esperar el beso de la muerte.

Al escuchar a don Marko Beogradjanin sentenciar al mendigo desgraciado a muerte por no ofrendar la imagen de Theya como era habitual en los habitantes del pueblo, acto seguido: Fue entonces cuando Jena en un acto se furia se suelta de la mano de Louis y decide dirigirse a los ciudadanos del pueblo:

Vengan todos, tomen asiento en los mejores lugares, y observen como el hombre mutila los sueños del pobre reprimido, todos miren como ríe de su tristeza, miren también como se enriquece y lucra con el sufrimiento ajeno, acaso ¿este es el mundo del futuro prometido por la diosa Theya?

Al comienzo de este siglo el hombre suplicaba el perdón, siendo inocente los seguidores de un Dios de muerte, lo declaraban un hereje… Allí no solo morían quemados o torturados sus derechos, si sus sueños… Y también ese código escrito por fuerzas malignas se convirtió en el verdugo de los sueños del débil. Y es este mismo por el cual nos regimos, habitantes de Lichtgestalt, dejemos atrás el legado que mancha con barbaries la memoria de nuestros días y el futuro de nuestros niños.

Jena cae al piso de mano de uno de los guardias que presenciaba la ceremonia de castigo y sacrificio. De un momento a otro la imagen de Theya tembló, y la euforia se apodero de la plaza de Lichtgestalt y todos corrían gritando: ¡Sacrilegio! A encerrarse en sus casas.

Jena fue acuñada por el brazo por don Marko Beogradjanin y es conducida a el bosque prohibido, Louis se había escabullido muy bien en la maleza pero los guardias junto con Beogradjanin no notaron su presencia, cuando Jena divisa a lo lejos un castillo que al parecer tenia vida o muerte propia, sus grandes muros pareciesen guardar gritos de torturas durante milenios, y tuvo la impresión de que las grandes y oscuras nubes que sobre este yacían habían llegado hasta allí con el único propósito de acentuar su nefasta imponencia.

Tenia un gran aviso en la parte de afuera que decía: “Domus Tormentum”(1) y gracias a el poco latín que manejaba Jena legado de su padre pudo saber su significado: (Castillo De Los Tormentos), ella anteponía su voluntad al negarse entrar al castillo, pero sus fuerzas se vieron mermadas al ver que se acercaban tres mujeres con hermosos atavíos de oro estos tenían un estilo oriental que realzaban su belleza e imponencia y la mujer de la mitad con voz fuerte exclamó: dimittam(2), don Beogradjanin lanza un gran alarido entre dientes: ¡ Mi señora Fadwa , es menester que esta impía reciba su castigo! ¿Acaso por quien me tomáis, idiota? ¿Es que ya se te ha olvidado quien es tu señora? Considérate afortunado y procura mostrarme el respeto que me debes. Beogradjanin bajo la cabeza unos segundos y respondió:

- Disculpe usted señora mía, no fue mi intención ofenderla.

- A veces me pregunto como es que no te he matado, te has el Lugo de caer en la impertinencia con excesiva frecuencia. Replico Fadwa.

(1) Castillo de los tormentos, (2) Suéltenla.

Jena entonces la miro, y la extraña mujer le dirigió una mirada penetrante y profirió las siguientes palabras: Mi nombre es Fadwa, la mayor de las hijas de la diosa Theya, nosotras trajimos la justicia, y demás virtudes soberanas de un estado, pero de todos los ciudadanos tu eres la mas impertinente, y pausadamente dijo: No, así también era su padre. Jena en un acto de ira se levanto contra Fadwa, pero cuando quiso lanzar un golpe hacia la misma, se vio rodeada por las otras dos acompañantes, a pesar de la larga distancia en que se encontraban estas de Jena; Contemplad el poder de nuestra madre a través de nosotras. Basta Haydee y Latiffa, dejen a esta pobre desgraciada que ella al igual que sus padres morirá en el más horrible de los tormentos, Jena inmediatamente rompió en llanto maldiciendo una y otra vez a las tres mujeres.

La que tenia como nombre Latiffa, tenia cabellos negros, ojos completamente oscurecidos y adornos orientales que engalanaban su peinado, Haydee era rubia, pareciera que su cabello fuera un bello hilar de oro, y sus ojos eran verdes como una esmeralda, sus uñas eran largas, y las tres tenían vestidos que parecieran ser reliquias antiguas con vida propia. La prima de ella extendió sus manos y sin acercarse al gran portón este se abrió de par en par con tal fuerza que estremeció del miedo a Jena, al momento de obligar a Jena a entrar al castillo de la maleza salio el joven Louis con el código Draho y los deshojo ante las tres mujeres estas de inmediato lanzaron un escalofriante alarido, y sus pieles se comenzaron a encoger fue entonces cuando las nubes negras parecían alejarse del castillo y el otoño regresar a el pueblo. Dejando en asombro total a los que hasta ese momento parecían tener el control del asunto, lo que ocasiono su huida inmediata. Y en lo alto del cielo se pudo ver también como la imagen de Theya explotaba y se dividía en mil pedazos, ardiendo en llamas, que parecía nunca acabar.

Los hermanos Dokanovic se unieron en un abrazo y sus ojos no dejaron de brotar lágrimas de la emoción al ver que se habían librado sus almas de una eternidad infernal provenientes de concubinas de satán.

- ¿Cómo pudiste destruir a Theya y sus descendientes?

- Hermana, antes de venia hacia acá tomé el camino que conducía mas rápidamente al bosque prohibido, y fue entonces que a el pasar por el cementerio observe el sepulcro de nuestros padres y al percatarme de las palabras que en este reposaban mi mente entro al mas grande nirvana.

- ¿Louis, de que palabras estáis hablando?

- Jena al entrar al sepulcro de nuestros padres existe una gran lapida que dice:

“El amor de hermanos, los llevará a el éxtasis,

A la victoria final, a la inmortal

A escuchar entonces, las voces de los muertos

Para así combatir las legiones del mal”

Requiescat in pace

En ese momento mis ojos se cerraron y podía ver como una divina presencia se apoderaba de mi, y de inmediato me vi en un hermoso campo, donde ángeles cantaban alrededor del cofre que protegía a el código Draho y entonces aparecieron nuestros padres entregándome un frasquillo azul, y profiriendo la siguientes palabras: “Este es el regalo del Dios de luz, este es el agua bendita, que al ser derramada en el código la maldición que una vez en esta tierra cayo, desaparecerá”. Fue allí cuando al abrir los ojos tenia un frasquillo azul en mis manos, y entonces me percate que acaba de vivenciar un verdadero milagro, corrí como pude a la plaza y sentía como presencias oscuras no me dejaban avanzar, y fue allí cuando te recordé hermana mía, y mis fuerzas aumentaron y tome el código en mis manos y lo unte con el agua bendita. Fue entonces cuando me dirigí a toda prisa hasta acá y en medio del camino una escena espectral vino a mi mente:

Un hombre llamado Adán repetía una y otra vez: Maldita Lilith fuiste hecha para ser mi compañera y gozas placenteramente en asquerosas e impías orgías con demonios. Y de momento una hermosa mujer con cabellos rojos, y fastuoso cuerpo desnudo partía hacia lo que parecía ser el mar rojo. En ese paraje acaricio a una serpiente y fue entonces cuando surgió de las tinieblas un demonio llamado Asmodeo, prometiéndole entonces a la misma poder y belleza eterna, pero a cambio tenia que alimentarse de las energías de los hombres al momento en que estos caigan en sueño y llegasen a su polución nocturna. La bella mujer ansiosa acepto y fue entonces cuando de esta mujer brotaron tres hermosas niñas que parecían emanar maldad. Fue entonces cuando los cielos comenzaban a correr y el tiempo en esa visiona pareciera transcurrir velozmente y de repente el demonio llamado Asmodeo, condena a Lilith a ser estatua por engañarlo con el rey del inframundo Nergal, y a sus hijas a acompañar a la condenada de su madre que solo se alimentaría de la fe ciega de la humanidad entregándoles entonces un cofre que contenía un hechizo que permitía que Lilith pudiera absorber el alma y menguar las fuerzas del lugar en donde esta sea ubicado, y en voz muy alta les advirtió: al tener contacto este cofre y su contenido demoniaco con alguna divinidad de luz y ser tocado por alguna de ustedes, su madre y su descendencia viajaran eternamente hacia el inframundo viviendo tormentos hasta el juicio final.

Fue entonces hermana mía que sin pensarlo lance como pude el código bañado de agua bendita, era la única manera que teníamos de despertar al pueblo de esta oscuridad que parecía nunca acabar. Los hermanos Dokanovic se unieron en un abrazo que hizo desaparecer los restos resecos de las concubinas del demonio, de repente el callo una gran tormenta y los dos hermanos corrieron a guardarse en el castillo.

Al siguiente día al llegar el alba, se abrió la gran puerta de madera y los dos hermanos se disponían a salir del sombrío castillo y emprender el regreso a su hogar, el sol había salido detrás de los Cárpatos y tenia un brillo sin igual, lo que sus ojos presencia de verdad era nuevo, nunca el sol había brillado con tanta intensidad, esplendoroso y tibio dentro de un cielo sin nubes, el suave viento de la mañana acariciaba sus pieles, y susurraba esperanza a través de sus cabellos, el canto de las aves se había vuelto uno solo dentro de la espesa maleza del bosque prohibido, junto con la hermosa sonora que del pequeño arroyo que se habría paso para alimentar a Lichtgestalt.

Al llegar al pueblo vieron que las facciones de sus habitantes era de paz, de tranquilidad, de esperanza dejando atrás la venganza, maldad, ocultismo y demás acciones de decadencia que solo manchaban la siguiente pagina de la evolución.

Hoy después de 700 años, cuando se celebra el encuentro de las lunas del universo, todos los habitantes de Lichtgestalt acuden a la tumba de la familia Dokanovic donde descansa una gran lámina de marfil anunciando:

Orgullo por los que no tuvieron miedo, por los que no dejaron que la llama de la existencia de la verdadera fe pudiera decaer por la ignorancia del hombre. Por los que no permitieron que sus mentes se dogmatizaran con los mandatos de demonios encarnados en Theya y su descendencia, y concedernos buscar la respuesta a nuestra verdadera esencia divina a través de Dios nuestro señor.

Porque así como el alba es rota por la majestuosa noche, así el entendimiento de esta raza se esconde en un manto de silencio, dolor, e ignorancia que nos hace recordar día a día los peregrinos de regiones de luz. A ustedes hermanos Dokanovic.”



Pater Noster, qui es in caelis,
sanctificétur nomen Tuum,
adveniat Regnum Tuum,
fiat volúntas tua, sicut in caelo et in terra.
 
Panem nostrum cotidiánum da nobis hódie,
et dimitte nobis débita nostra,
sicut et nos dimittímus debitóribus nostris;
et ne nos indúcas in tentationem,
sed libera nos a malo.
 
Amén.



James Kantillo.

Fin.

martes, 28 de septiembre de 2010

El Nacimiento De La Ausencia


Y estos eran entonces los denominados; peregrinos de las regiones oscuras, seres infelices que vivía en un yugo constante donde el infernal se unía con el celestial y la magnificencia de los sentimientos era llevada hacia la mas grande opresión. En su mirada solo se reflejaban los miedos que atiborraron por siglos al hombre, en él sus pecados, sus traiciones y desamores.

Al momento de la llegada del anochecer, el nacimiento de un nuevo milenio se sentía venir, y con el una nueva ciencia que radicaría la ignorancia existente en estos tiempos de barbaries, de almas draconianas atrapadas en una palabra llamada POLITICA, donde el hombre es obligado a defender lo poco que tiene, “Un Futuro Incierto”, y dentro de esa lucha mueren o nacen miles de ilusiones, condenandolos a un vórtice que llena nuestras vidas de incertidumbre, encerrándonos en un mundo donde solo el hombre le cabe esperar por la interpretación de su destino ya ESCRITO.

James Kantillo